Tengo una necesidad personal de no recorrer caminos ya andados, de no mirar hacia atrás, (para bien o para mal, porque no hay camino, se hace al andar), de no seguir fórmulas porque la creación no tiene nada que ver el éxito, me inquieta el innovar, hacer las cosas a mi  manera, no por capricho ni vanidad. Porque me nacen y punto. Porque hay verdaderos motivos, razones y vivencias detrás. Caemos del amor y la euforia, al abandono a la desesperación. De ahí: a la entrega total y a la perdición. Y de lo más profundo del pozo de los dolores: a la muerte y la redención. Un mundo mejor, no sólo es posible, sino necesario.

Comentarios

Entradas populares