Mire a mi alrededor y estaba solo, las mismas cosas en los mismos lugares, la misma gente con las mismas expresiones en su rostro, como si el encanto de emprender nuevos caminos no existiera, como si las nuevas tareas fuesen un pecado concebido, como si todo lo dado fuera desvalorizado, con la misma mediocridad del conformista, con la misma cotidianeidad del infeliz, el que no se reinventa está condenado a la copia…. 

Comentarios

Entradas populares